Viña Montes y su proyecto más extremo: La expansión hacia el archipiélago de Chiloé

El último gran proyecto de Viña Montes en la isla de Mechuque, a 1.200 kms de Santiago, al noreste de Chiloé, nació a raíz del ADN innovador de la familia. Aurelio Montes Baseden, presidente de la viña, detalla aquí su más extremo emprendimiento.

Un sueño que se volvió realidad. Así define Aurelio Montes Baseden, presidente de la Viña Montes, su aterrizaje a la isla de Mechuque, a 1.200 kms de Santiago, al noreste de Chiloé.

El Ingeniero agrónomo especializado en enología, ha sido reconocido en el mundo entero por su imparable ADN innovador, desde que comenzó con el gran sueño de llevar el vino chileno a un sitial de clase mundial hace más de tres décadas. En una nueva locura, como el mismo define, el año 2017 decidió expandirse a la Patagonia insular chilena, la Isla grande de Chiloé. En específico, escogió a la isla Mechuque, que es la más occidental de un grupo de seis islas ubicadas al este de la Isla Grande de Chiloé.

Este es su proyecto más extremo y la idea surgió gracias a un sueño que siempre anhelo cumplir. Aficionado por navegar, por años recorría los canales y las islas de Chiloé. “Siempre navegando me preguntaba, qué pasaría si planto una viña en Chiloé”, recuerda. Al estudiar las condiciones de temperatura y suelo, sabía que la zona era lluviosa y fría, pero esto no fue un impedimento: “Los sueños son para cumplirlos y no para sentarse arriba de ellos. Así que me propuse cumplir con mi sueño loco de planta una viña de Chiloé”.

Al explorar el lugar lograron un vínculo especial y mágico con la comunidad de la isla y trabajaron en forma colaborativa con los habitantes de Mechuque. “La isla está dentro de aguas que se asemejan a una laguna, atrapando las cálidas corrientes oceánicas. Por lo que a pesar de su latitud tan al sur, esta isla es más cálida que las regiones vecinas de Chiloé”, comentaba Aurelio Montes en sus primeros años en la zona.

Montes agrega que el trabajo en la zona ha sido de investigación más que un negocio, y a seis años de tomar la decisión de expandirse, cuentan con siete variedades -Chardonnay, Pinot Noir, Sauvignon Blanc, Albariño, Pinot Gris, Gewürztraminer y Riesling.

En el 2021 realizaron su primera cosecha: "Llovía a cantaros, y cosechamos con trajes de agua para protegernos. Con los pies en el agua, porque las parras están literalmente en el mar. No existe otro proyecto tan extremo en Chile. Pesque un resfrío, pero por el cariño al proyecto, un cariño especial, valió la pena", señaló Aurelio ese año, luego de probar el resultado de la cosecha a partir de estas 7 cepas.

Actualmente, comenta que “el espíritu de la Viña Montes siempre ha sido innovar. Hemos sido muy exploradores, muy valientes en buscar nuevos lugares y esta es una exploración bien valiente. Es parte de nuestro ADN de investigación y de innovación”, señala el enólogo. Pero no es todo, porque adelanta que un vino espumante está también dentro de sus planes, gracias a las condiciones de clima de la isla.


“Hemos generado una revolución”

Su aventura ha tenido resultados positivos y en Viña Montes siguen enfocados en potenciar su estadía en la isla de Chiloé.

El presidente de Viña Montes afirma que están contentos y entusiasmos con los resultados. Si bien sincera que ha sido difícil, la llegada a la zona ha sido todo un desafío y, “por ese lado estamos bien conformes”.

Por otro lado, destaca que “hemos generado una revolución”. “Muchos expertos y críticos de vinos nos han llamado para preguntarnos por nuestro proyecto y conocernos. Podemos decir que han quedado maravillados de la iniciativa que es bastante valiente”, afirma Aurelio Montes.

Por el momento, su producción en Chiloé es el proyecto más extremo de la viña y de minuto continuarán enfocándose en esta iniciativa: “no queremos diluirnos y perder el foco, porque estamos muy enfocados en la viña en Chiloé, además de toda nuestra operación”, concluye.

INGRESA

Consumo Responsable

Conviértete en un
consumidor responsable de vino

¿Sabías que beber vino con moderación puede tener muchos beneficios para tu salud y vida social? Por ejemplo, reduce el riesgo de enfermedades del corazón, mejora el flujo sanguíneo y realza los sabores de la comida. ¡Y por supuesto, también es una forma genial de socializar con amigos y probar diferentes tipos de vino! Pero como dice el refrán, todo en exceso puede ser malo, así que es importante ser un consumidor responsable de vino y disfrutarlo con moderación.

Consumo

Aunque beber alcohol en pequeñas cantidades puede ser agradable, también puede afectar nuestra capacidad cognitiva, estar menos atentos y disminuir nuestro tiempo de reacción. De hecho, el consumo de alcohol es la causa principal de accidentes de tráfico.

Pero no te preocupes, ser un consumidor responsable es algo que todos podemos hacer

¡Tú también puedes ser parte de la solución y disfrutar del vino sin tener una experiencia negativa!