Condiciones ideales para un vino de clase mundial

Una vasta diversidad de terrenos entrega como resultado una excelente variedad en vinos, logrando una alta calidad en todas sus expresiones.  

Disfrutar de un exquisito vino, de sabores únicos y con estándares al nivel de los mejores del mundo, es un acto que en Chile se puede realizar con facilidad. La variada geografía, las excelentes condiciones climáticas y los suelos ideales, lo hacen un productor de clase mundial de finos vinos. La mayoría de sus viñedos se extienden desde el Valle de Elqui en el Norte, hasta Malleco en el Sur, y desde las faldas de Los Andes en el Este, hasta las colinas costeras del Pacífico en el Oeste, aunque nuevas zonas vitivinícolas constantemente están siendo descubiertas y exploradas. El resultado es una vasta diversidad de terrenos que producen excelentes vinos en diferentes estilos.

A pesar de la orientación Norte-Sur, las regiones de vino en Chile muestran una mayor diversidad de Este a Oeste, de acuerdo a la proximidad de los Andes al Océano. Elegantes vinos tintos han crecido por un largo tiempo en los sectores orientales pre-Andinos, donde el sol brilla durante el día y la fría brisa de la cordillera ayuda a crear una amplia variedad entre las temperaturas del día y la noche.

Las uvas que crecen en los llanos, se benefician de temperaturas más uniformes y suelos más ricos, mientras que los viñedos en el oeste reciben la influencia del Pacífico, con condiciones más frías y neblinas matinales, que crean las condiciones ideales para unos exquisitos blancos y tintos, llenos de frescura. 

Compartir