VINO Y DIETA

El vino siempre ha sido una parte importante de la dieta, la gastronomía y las costumbres sociales, y con el tiempo ha pasado de ser una fuente importante de nutrientes a ser un complemento cultural de la alimentación.

Beber vino con moderación durante las comidas forma parte de la conocida y apreciada dieta mediterránea, así como de su estilo de vida. La gastronomía francesa, declarada en 2011 Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, también incluye el consumo moderado de vino. En otros países como España, con una larga tradición de consumo de vino como parte de una dieta equilibrada, el vino se considera alimento por ley.

Una dieta equilibrada es un factor fundamental para un estilo de vida saludable. El exceso, tanto de comida como de bebida, es perjudicial para la salud. En una dieta equilibrada la calidad es tan importante como la cantidad y por eso, debemos elegir con cuidado lo que bebemos y lo que comemos, degustarlo despacio y evitar excesos.

 

Compartir