Alza de impuestos y desconocimiento de indicaciones geográficas en Rusia amenazan la competitividad

Ver aquí informe completo 

Recientemente, el gobierno ruso tomó la decisión de excluir las indicaciones geográficas de vinos y espumantes importados a la hora de determinar la tasa de impuesto especial que recae sobre éstos. Con ello, desde el año 2017 sólo la producción local puede acceder a la menor tasa impositiva que dicha categoría confiere. 

 

Sumado a ello, para este año 2017 se estableció un incremento en el impuesto especial para los productos sin indicaciones geográficas protegidas, tanto para el vino como para el espumante. En contraste, los productos nacionales mantienen tasas ostensiblemente menores, lo que genera una brecha entre el impuesto especial pagado por vinos con y sin indicación geográfica desde el año 2017.

 

De esta forma, el cambio normativo por parte de Rusia lleva a un aumento en los impuestos especiales pagados por los productos importados, mediante dos vías: por un lado, por la exclusión de sus indicaciones geográficas, y por el otro, producto del alza en la tasa a partir de 2017, únicamente para los productos sin indicación geográfica protegida.

 

En el presente documento realizamos una estimación de cuál sería el alcance de estas modificaciones, tanto para Chile como para el resto de los principales proveedores. Calculamos que, de mantenerse las exportaciones en niveles similares al año 2016, el rechazo de las indicaciones geográficas extranjeras por parte de la autoridad rusa podría significar para los productos chilenos un pago adicional de US$ 1.84 millones en impuesto especial, equivalente a 7.7% del valor total exportado.

 

Con todo, se concluye que los países más afectados por el cambio normativo y la consecutiva alza en los impuestos especiales, son aquéllos que exportan vino a precios promedio más bajos, como España, Sudáfrica y Chile. Éstos experimentarían una presión proporcionalmente mayor sobre el precio final, lo que a su vez tiene el potencial de afectar en mayor medida los volúmenes vendidos. Así también, las exportaciones de espumante son afectadas con una mayor alza en el gravamen, lo que sumado a precios promedio bajos, como en el caso de Italia, acentúa el perjuicio. En el otro extremo, los elevados precios de los productos provenientes de Francia, así como del vino de EEUU y Australia, los convierte en los países menos afectados.

 

Los anuncios desde Rusia ameritan un esfuerzo conjunto para evitar que esta situación discriminatoria entre vinos locales e importados se siga acrecentando. El desconocimiento de las indicaciones geográficas para productos importados lleva a un perjuicio en la competitividad de los países exportadores, además de vulnerar el espíritu de las normas para el comercio mundial que promueven entidades como la Organización Mundial de Comercio (OMC). Dado que no parece que estas

Compartir