Enoturismo: El potencial de crecimiento de una actividad mundial

La popularidad del enoturismo sigue creciendo y los expertos creen que el movimiento del turismo del vino solo ha alcanzado un 20 % de su potencial, esta cifra podría fácilmente duplicarse en un futuro cercano. Entre los factores que contribuyen a la expansión de este movimiento se encuentran las «rutas del vino», itinerarios especializados a través de regiones productoras de vinos, así como eventos anuales en bodegas abiertas durante la primavera, que atraen a millones de turistas a los viñedos.


Además de brindar una oportunidad de ver dónde y cómo se elabora el vino y descubrir la diferencia de degustarlo en su punto de origen, el enoturismo ofrece a los visitantes la oportunidad de conocer en mayor profundidad las tradiciones y la cultura vinculadas a la vinificación y la vida en el campo.


Aunque el vino es el foco de atención principal, el enoturismo ofrece a los turistas la posibilidad de descubrir zonas rurales y sus entornos naturales, de probar otros productos agrícolas, como el aceite de oliva, y de degustar una amplia gama de alimentos y especialidades gastronómicas locales, tendiendo puentes entre los espacios urbanos y las zonas rurales.

 

De hecho, las experiencias culinarias y vitícolas son un factor determinante de la elección del destino para un número creciente de turistas de ocio.

Compartir